Archivo del sitio

La pena que Malena ya cantó: la loca de mierda le hace un monólogo a su vida

Sin proponérselo, es la estrella del teatro under de Argentina. Cigarrillo y café mediante, cuenta por qué esa loca anduvo hablando sola por Internet y diciendo lo que ninguna mina se atrevía a decir

Sentada en la mesita del fondo del bar está Malena. Una mina que ni ahí parece de 28. Que podría ser un machito: lleva un corte a lo Carlitos Balá, moderno, desmechado. Dice “boludo” cada tres palabras. Malena Pichot -o “Pishot”, si lo dice ella- es extremadamente flaca, mide metro y medio y usa las uñas rojo pasión. Da a concheta. Lleva el mismo apellido que su primo rugbier, Agustín. Pero cero acomodo.

Todos los viernes a la medianoche se sube al escenario del Velma Café y hace su monólogo. Pide una medida de whisky y sale al escenario con el libro de la sexóloga Alessandra Rampolla bajo el brazo. Cambió la camarita por el “tet a tet” con sus seguidores.

La “Pishot” es comediante por naturaleza. “Era la que tiraba comentarios ácidos en las reuniones y siempre intenté llamar la atención”, recuerda. Lo logró. Male es “La Loca de Mierda”. La psicópata de los videos en MTV, la que llora, grita e insulta. La que sin pelos en la lengua habla de sexo y menstruación.

Lejos de la melancolía, cuenta que su novio la dejó y empezó a grabarse para parodiar su vida. “Estaba en un estado de depresión que me desconocía completamente”, dice. Si le habrá dicho su ex “loca de mierda”.

Estudió Letras pero lo de ella, era y es el stand up. Eso de hablar sin guión, de improvisar, de decir lo que se te canta y como se te canta. Definitivamente, para Malena “fue mejor perder un novio que dejar de hacer chistes”.

Florencia Iacobaccio
fliacobaccio@hotmail.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.